Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘LENGUA’ Category

DE ETIMOLOGÍA

La imagen de un titular del día en un periódico local podía hacer pensar en una “ciencia de los peces”

porque en latín, “pez” se dice piscis, -is, pero en tal caso la derivación habría sido *piscilogía, igual que en palabras como piscifactoría. La ciencia que estudia los peces en español lleva el nombre de “ictiología”, porque deriva del étimo griego “ichthýs“, “pez”.

El “pez” es uno de los símbolos del cristianismo primitivo, la misma palabra que luego se consideró acrónimo de Iesús Christós Theoú Yiós Sotér,  ” Jesús Cristo, Hijo Salvador de Dios”.

“Piscología” no es más que una errata tipográfica que oculta el término de Psicología.

Anuncios

Read Full Post »

TICs y LENGUAS

El proximo mes de noviembre se celebra el

I Encuentro de Profesores de Lenguas y TIC (Esplu(L)lengües), donde seguro que los profesores de Clasicas aportan su granito de arena.

Puedes ver el programa aqui. (Recordemos que, de aprobarse la propuesta de Conselleria, para el reconocimiento de sexenios sera necesario un minimo de 20 creditos de formacion en actividades tecnicas, bien sea en el area de TICs, bien en el de las lenguas extranjeras).

Acudiran Boris Mir, Teun van Dijk, Jordi Gim…

Read Full Post »

La palabra antropología está compuesta de los étimos griegos ánthropos y logos, es decir, literalmente significa “ciencia del ser humano”. Como tal discurso epistemológico se inicia en la segunda mitad del s. XIX, pero ya ha habido previamente una considerable evolución de sus planteamientos. Con el surgimiento de nuestra propia cultura comenzó la propia reflexión sobre el ser humano. Pero ¿qué se entiende por ánthropos?

Homero (Od. IX, 191) dice que el hombre es un ser mortal que come pan, y opone esta especie a la de los cíclopes caracterizando al hombre, además, como “constructor de naves” (Od. IX, 125-ss).

Platón defendía el nominalismo o cierta teoría mágica de la palabra por la cual el significante refleja la esencia del referente, tal como aún mantienen algunas tribus: si se pronuncia el nombre de alguien, se le puede dominar. En el Cratilo (399 c) pone en boca de Sócrates una definición de ánthropos como “aquel que examina lo que ha visto”.

   “La palabra ánthropos significa que los demás animales no examinan ni analizan ni contemplan nada de lo que ven, mientras que el ser humano, al mismo tiempo que está viendo una cosa (y es lo mismo que decir “está mirando”), la contempla y da razón de eso que está mirando. Según esto, el ánthropos es el único de los animales que es llamado con propiedad “ánthropos”,es decir, “que contempla lo que ha visto”.

En este intento de diferenciar el ser humano de los demás animales, Alcmeón de Crotona había percibido con claridad una diferencia: “El hombre es diferente porque sólo él comprende; los otros, en cambio, sienten pero no comprenden, de modo que el entender y el sentir son distintos, y no lo mismo” (citado por Teofrasto, De Sens., 25).

La proximidad con los animales es obvia: Platón lo escenifica en el Protágoras con el mito de Prometeo y Aristóteles define al hombre con su famoso zôion politikon. En el otro extremo, para el hombre griego el humano es pensado a partir de la divinidad que los diferencia de los Inmortales; porque en el contexto griego existe una jerarquización clara en tres niveles: los dioses, los hombres y los animales:

El ser humano disfruta de una parcela claramente delimitada entre las divinidades -a las que les acerca el logos– y los animales (Anaxágoras dirá que el hombre es inteligente porque tiene manos, frente a Aristóteles, para quien la inteligencia permitió al hombre desarrollar el uso de las manos).

El logos eleva al hombre a un estado próximo a la divinidad y, con el desarrollo de sus potencialidades, se involucra en un proceso de perfeccionamiento que se traduce en las conquistas materiales del hombre, el progreso. Dicho progreso comienza con la habilidad técnica, con la que se relaciona la definición homérica de “comedor de pan” y “constructor de naves”: ni el pan ni las naves pertenecen a la naturaleza, sino que son elaborados con las manos, con lo que el Hombre domina la naturaleza (a diferencia de las culturas orientales, el hombre griego no se ve como parte de la naturaleza, sino que ésta es algo externo que hay que dominar).

Esquilo, en su Prometeo encadenado había recurrido al mito del conflicto entre Zeus y Prometeo, describiendo la creación de la civilización que hace al hombre superior a los animales como un don de Prometeo:

            “Y ahora oíd las penas de los hombres;

            cómo les convertí, de tiernos niños

            que eran, en unos seres racionales.

            Y en mis palabras no tendrá cabida

            el reproche a los hombres; lo que intento

            es mostrar la bondad de mis favores:

           ante todo, veían, sin ver nada,

          y oían  sin oír; cual vanos sueños,

          gozaban de una vida dilatada,

         donde todo ocurría a la ventura:

          ignoraban las casas de ladrillos,

         al sol cocidos, la carpintería.

        Vivían bajo tierra en unas grutas

         sin sol, como las próvidas hormigas.

         Ignoraban los signos que revelan

       cuándo vendrá el invierno y la florida

       primavera y los frutos del estío.

       Todo lo hacían sin criterio alguno

       hasta que, finalmente, de los astros

      les enseñé a auspiciar orto y ocaso.

        Y el número, el invento más rentable,

         les descubrí, y la ley de la escritura,

         recuerdo de las cosas, e instrumento

         que a las Musas dio origen. Fui el primero

         que sometió las bestias bajo el yugo,

Y al arnés; y al jinete esclavizadas,

y las más duras fatigas soportaron

en lugar de los hombres. Bajo el carro

yo sometí el caballo, humilde al freno,

y vana ostentación de la riqueza.

Nadie más sino yo el marino buque

de alas hechas de lino, descubrió,

y que errático el ponto va surcando…

(v.442-ss; traduc. de José Alsina)

En el s.V de la Grecia clásica, el hombre desarrolla un sentimiento de euforia por el progreso técnico conseguido que le permite superar la falta de defensas. Esa falta de defensas es la que ha llevado al hombre a vivir en polis frente a los otros animales.

En el Protágoras, Platón explica la teoría del origen de la cultura a partir del mito de Prometeo (320d-323): los animales, nacidos de una mezcla de los elementos, dotados por la naturaleza de diversas capacidades y protecciones ante las inclemencias del tiempo, resultaban superiores al hombre, nacido después. Esa superioridad física de los animales queda contrapesada por la capacidad intelectual del hombre, que se basa en su capacidad racional. Gracias a esta capacidad el hombre puede, además de inventar el vestido, la preparación de alimentos, las armas, etc, producir la cultura de manera paulatina, y la desarrolla con el lenguaje, la religión y el estado. El logos divino, que preexiste a la capacidad técnica del ser humano, se desarrolla en el hombre a partir de su esfuerzo: el lenguaje articulado y las invenciones técnicas son efectos del logos, pero es el desarrollo de la capacidad moral, aidos, y la conciencia de su posibilidad de tener una vida social ajustada a derecho, la díke, las que llevan a la fundación de las ciudades.

           

El robo del fuego aproxima al hombre a la divinidad, le hace superior: el hombre pertenece a la naturaleza en cuanto que está hecho de los mismos materiales, pero estar dotado de logos le hace antinatural. La definición aristotélica de  es resultado de una lenta evolución que surge, de manera innata, por la presión de la necesidad. El arte político, que pertenece a Zeus (321 d), implica unas virtudes concretas, la justicia y la moralidad: ambas posibilitan la supervivencia de la especie humana y hacen al hombre verdaderamente ánthropos (322d).

Read Full Post »

El enfoque platónico del arte como imitación está también presente, con matices propios, a lo largo de toda la Poética de Aristóteles, y cuando se habla del concepto aristotélico de literatura (poesía) surge, en todos los críticos, la idea de la mímesis.  Pero la mímesis de Aristóteles es difícil de concretar semánticamente; es una función de la productividad artística (de poiein), traducida primero por “imitación” y, luego, por “representación”, “creación”, “invención”, “ficción”…

La mímesis  caracteriza también la producción del “pintor u otro artífice de imágenes” (Poét., 1460 b), pero se diferencia en cada una de las artes por el objeto, los medios y los modos de imitación, es decir, “por imitar  con medios distintos, o por imitar objetos diferentes, o por imitarlos muy diversamente en vez de de la misma manera  (Poét. 1447 a )

En el vídeo siguiente, el “objeto de imitación”  son otras imitaciones, desde Velázquez a Andy Warhol, en las que los medios y los modos de imitación son, a su vez, diferentes y, en realidad, esas imitaciones convertidas en originales son imitaciones de “acciones humanas” . Aquí, la propia imitación artística se superpone sobre otras, convirtiéndose en reflejo o algo parecido (¿estructuralismo?).

  ¿Hay mímesis aquí,  “representación”, o esa traducción es más apropiada en la mímesis de la literatura y en otras artes nos hemos de quedar con “imitación”?????

 

Read Full Post »

MANIFIESTO DEL PROFESORADO DE LATÍN Y GRIEGO DE LA ENSEÑANZA SECUNDARIA DE LA COMUNIDAD VALENCIANA

El profesorado de Latín y Griego de la Enseñanza Secundaria de la Comunidad Valenciana, ante el apresurado acuerdo suscrito por las universidades (Acuerdo de Ponderaciones para el acceso a la universidad para los cursos 2010/2011 y 2011/2012 de la Comisión Gestora de los Procesos de Acceso y Preinscripción Universitaria  firmado el 14 de mayo, vinculante para las siguientes universidades: UV, UA, UJI, UA, UMH, UPV) para las nuevas PAU, que prioriza para su ponderación como materias de mérito determinadas asignaturas para cada grado de estudios universitarios, quiere hacer constar los siguientes aspectos:

 

  1. Que siendo lógico que en un bachillerato breve y con abundantes modalidades y materias a combinar, las facultades y escuelas universitarias puedan señalar unas asignaturas de valoración preferente, no se entiende bien la drástica separación producida entre los estudios vinculados legalmente en su conjunto al bachillerato de Humanidades y Sociales, en que la materia de modalidad Latín II sólo es ponderada al baremo 0’2, como materia de mérito, para las Filologías, estudios de Traducción e Interpretación, Historia y Geografía, Filosofía y Estudios en el Ámbito del Turismo, y la materia de modalidad Griego II, únicamente para las Filologías. Sorprende también tan especializada separación cuando se pretende el entronque con unos grados del Plan Bolonia que se anuncian como más generalistas que los planes hasta ahora vigentes.
  2. Que no es necesario demostrar el valor propedéutico del estudio de las lenguas clásicas, entre otras aplicaciones, como fuente de estructuración lingüística y de dominio del registro culto y científico que cualquier aspirante a estudiante universitario debería poseer, muy especialmente si estamos hablando de quienes en su conjunto van a abordar estudios humanístico-sociales, estudio que en el marco de los sistemas secundarios europeos recibe una atención mucho mayor sin ser cuestionado, debido precisamente a su validez y utilidad en todas las lenguas romances e indoeuropeas, que de las lenguas clásicas nutren su acervo lingüístico en todos los niveles medios y altos. Asimismo llama la atención que en el proceso de creación de un marco europeo también para estudios universitarios, y dado el papel que estas lenguas y sus contenidos culturales han tenido y tienen en la configuración de Europa, a diferencia del resto de los sistemas europeos, estas materias cuenten con tan escaso reconocimiento aquí, especialmente en carreras en que siempre han tenido una aplicación muy directa. Su estudio y su productividad vienen avalados por muchos años y muchas generaciones de gentes bien formadas en ellas.
  3. Que no se entiende en absoluto cómo no se pondera también preferentemente el griego junto al latín, en otros estudios humanísticos puros como por ejemplo las Humanidades, la Historia del Arte o la Filosofía, cuya terminología técnica se basa en ambas lenguas clásicas, por no decir en estudios de traducción e interpretación, dado que el registro técnico de todas las lenguas modernas, que también un traductor ha de dominar, está absolutamente plagado de  helenismos que constituyen un vocabulario interlingüístico e internacional.
  4. Que resulta ilógico y sorprendente que para estudios de profesionales que han de trabajar con la herramienta lingüística ante todo y sobre todo, como son por ejemplo el Periodismo o la Publicidad, el Derecho y la Criminología, la Información y Documentación, o incluso el Magisterio, brille por su ausencia una ponderación preferente de las lenguas que previamente van a desarrollar y consolidar precisamente esa capacidad vital para ellos, y que no aparezca reforzada en el acuerdo ni siquiera una de ellas. Sin mermar la utilidad y aplicación de otras materias valoradas en el documento, creemos que sin duda lo señalado constituye una carencia inexplicable. Es pasmoso que se considere más importante una Geografía de un nivel, que dos años de Latín para un abogado o jurista, o para un periodista, e incluso para un experto en Documentación que ha de cursar Archivística y seguramente enfrentarse en un futuro trabajo a archivos documentales e históricos con amplia documentación en latín, si aspira a un puesto de trabajo de cierta envergadura. De ningún modo se entiende tampoco que las lenguas clásicas no contribuyan a forjar la perfección y claridad que ha de presidir la lengua de un futuro maestro. Y es tan absurdo, que hasta el presente curso académico, hemos formado a estos futuros profesionales, unas veces con opciones lingüísticas puras de Latín y Griego, y otras con opciones mixtas de Latín y Matemáticas, alumnos que han cursado y cursan sus estudios de Derecho, Comunicación Audiovisual, Periodismo o Magisterio, con enorme éxito y sin ningún detrimento posterior.
  5. Que si bien es cierto que el documento emitido no obliga necesariamente a cursar única y exclusivamente las materias priorizadas, la premura en su emisión y su mal entendimiento, ha provocado en los centros en que se han querido rápidamente trasmitir las novedades, una información parcial y altamente defectuosa en los alumnos, reorientando de manera absolutamente forzada una elección que en muchísimos casos ya tenían decidida. Forma más capacidades una materia bien asimilada y cursada con éxito, que otra simplemente a duras penas superada, si se diera el caso, por una elección forzosa inadecuada.
  6. Que planteada directamente a unos alumnos de 4º de ESO la elección de materias del bachiller en función ya de una elección directa de carrera o profesión, barbaridad donde las haya, el alumnado, carente de todo criterio antes de cursar ciertas cosas, elige en función de la facies social trasmitida por medios sin ningún fundamento, sin conocer siquiera bien los contenidos y su propia relación individual con ellos, relación que se define en proceso de maduración que dura todo su bachiller. Es posible pues que tan drásticas separaciones mermen sus posibilidades y predeterminen su elección en un solo sentido.
  7. Que puestos en común los datos aportados por un colectivo grande del profesorado, en la mayoría de los centros que han basado su veloz orientación en este documento, se observa una brutal caída de la demanda de lenguas clásicas para el próximo curso, por unos alumnos que en una gran proporción tenían decidida y asentada su elección de ellas hace menos de un mes. El detrimento ha hecho bajar tanto la demanda simultánea de Latín y Griego como especialmente la opción mixta, que combinaba la Historia del Mundo Contemporáneo con Latín y Matemáticas aplicadas a las Ciencias Sociales, con posibilidad de mantenimiento del Latín y las Matemáticas hasta el 2º curso o de opción preferente por una de ellas. Sólo por dar unos ejemplos sangrantes de un centro público y otro concertado, el instituto Dr. Balmis de la ciudad de Alicante, que dispone actualmente de un 1º de Humanidades de 35 alumnos, de los cuales unos cursan Latín y Griego y otros Latín y Matemáticas, registra actualmente sólo una solicitud para el año siguiente de tres alumnos que solicitan Latín y Griego. El centro EPLA de Valencia, concertado, de un grupo habitual de 25 a 30 alumnos de Latín, quedará reducido a un grupúsculo de 5 a 10 (la elección todavía ofrece dudas a ciertos alumnos). En general y como situación media, la reducción en la elección es de un 50 a un 66%., excepto en centros pequeños no afectados, que prácticamente han ignorado el documento y en los que la elección de materias y vías se ha producido aún como todos los años. Los hechos generan gran preocupación, no sólo por la pervivencia de unas materias ampliamente valoradas en el marco de la secundaria europea, sino porque su devaluación supone un desprecio cada vez más notorio a todos aquellos saberes de utilidad formativa a medio o largo plazo, frente a la cada vez más frecuente potenciación preferente de una aplicación inmediata y a corto plazo, tendencia que a veces ya se manifiesta en la primaria y que cada vez más convierte nuestras enseñanzas medias, en teoría no profesionalizadoras y dirigidas al desarrollo de capacidades y destrezas previas, en una especie de academia de anticipo prematuro de profesiones. Esto socava desde la base un sistema educativo e impide precisamente el desarrollo de capacidades y destrezas de base, polivalentes a largo plazo, que son el verdadero reto a lograr y constituyen en estos momentos la verdadera lacra que afecta a los usuarios de nuestro sistema educativo preuniversitario en su conjunto. Así alumnos que ya estaban cursando con alto provecho un Latín en 4º de ESO desde este curso, y que podían aspirar a tres niveles de tan beneficioso estudio para su formación de base, se sienten presionados por los departamentos de orientación y forzados a abandonarlo contra su voluntad e interés.

Por todos esos motivos, el colectivo de docentes de lenguas clásicas en las Enseñanzas Secundarias, atendiendo a intereses educativos del alumnado, y basándose en la Orden de 29 de Mayo del MEC (BOE de 4 de junio), en cuyo anexo se vinculan las materias de Latín y Griego, tanto a las ramas de Humanidades como a las Ciencias Sociales y Jurídicas , SOLICITA:

  1. Una reflexión más profunda por parte de los gestores universitarios antes de considerar este documento aludido como definitivo y de aplicación para los próximos dos años.
  2. Se tienda a igualar el número de materias valoradas para cada acceso específico: según especialidades va de 2 a 4, y eso genera una desigualdad de posibilidades entre los alumnos.
  3. Se incluya la ponderación del Griego a 0,2 para los estudios de Humanidades, Historia del Arte, Filosofía y Traducción e Interpretación.
  4. Se pondere como mínimo el Latín a 0,2 para el ingreso a los estudios de Derecho, Criminología, Periodismo e Información y Documentación, en que hasta ahora los alumnos accedían preferentemente con opciones mixtas de Latín y Matemáticas, o incluso con cuatro materias de modalidad, cursando Matemáticas y Economía y un Latín como materia de modalidad optativa durante sus dos años de bachillerato, o incluso con Latín y Griego: semejante rica y variada formación, elegida por ellos mismos, debería tener un claro refrendo universitario en todas sus variantes.
  5. Se pondere el Latín y el Griego como materias meritorias junto a otras en estudios en que las artes de todo lenguaje son de valiosísima utilidad, como el Magisterio, la Publicidad o la Comunicación Audiovisual.

Adhesión al Manifiesto

Read Full Post »

 

El proceso de implantación de los Nuevos Grados Universitarios comienza para la UNED el próximo curso, 2009/2010. Los estudios de lo que ha sido hasta ahora la Licenciatura en FILOLOGÍA HISPÁNICA se convierten con Bolonia en Graduado en Lengua y Literatura Españolas. Y en ese grado, la enseñanza del Latín se reduce a un semestre en el segundo curso, en vez de ser anual, y desaparece la obligatoriedad de la CULTURA GRECOLATINA, que se convierte en asignatura optativa, dando por hecho, posiblemente, que se puede entender la literatura española del siglo de Oro sin tener conocimientos de mitología ni de literatura clásica.

En los estudios de FILOSOFÍA también desaparecen las Lenguas clásicas que eran, hasta ahora, asignaturas troncales en 1º y en 2º, tanto el Griego como el Latín. Con los estudios de grado, ya no hay lenguas clásicas obligadas.

Esta situación traduce una percepción mayoritoria de que conocer a los clásicos ya no sirve (aunque el hecho de que sea mayoritaria no implica que sea cierta). Y esto se supone porque aceptamos la premisa de que, cuando se elaboran unos planes de estudios universitarios, lo único que importa es ofrecer al alumnado la mejor formación posible, la mejor formación posible en cuanto a los contenidos. Si esto es así, en algun sitio deben de pensar que un FILÓLOGO, a partir de ahora un GRADUADO, no necesita saber latín.

Este proceso avanza parejo a la sociedad en que nace. Recordemos que algún Conseller de Educación pretende implantar chino en los Institutos, en los mismos Institutos cuyos alumnos salen de Selectividad sin saber hablar inglés y en los que las asignaturas de clásicas están siempre en la cuerda floja… La sociedad avanza más rápidamente que los planes de estudios y sus leyes, pero si esta sociedad se mueve hacia la tecnificación, si todo lo que importa se reduce a las matemáticas, la ciencia y la tecnología, los futuros estudiantes van a perderse algo tan rico como estudiar por estudiar, disfrutar con el aprendizaje y admirar el conocimiento solo porque sí, no por su utilidad práctica e inmediata, sino solo por el mero disfrute de conocer lo ya encontrado y crear algo nuevo.

Praga, 2008.242, sala de los registros, libros con dibujos que permitían reconocer los registros a los analfabetosCualquier GRADUADO en el s.XXI que quiera tener un buen trabajo y triunfar en el mundo de las Tecnologías, el pensamiento científico o en cualquier campo de la Economía, necesitará, sin duda, saber hablar, saber expresarse y conocer mínimamente las leyes de la oratoria y la retórica (aunque no sepa que las sabe) para poder elaborar sus teorías, sus informes o sus programas, y entender la comunicación no verbal a la vez que la verbal. Y en todas estas capacidades el estudio del latín y el griego tienen mucho que aportar. El mundo de las Humanidades recoge todo lo que nos hace humanos, y borrar las Humanidades de los planes de estudios,  ¿no los convertirá en menos humanos?

Esto venía a cuento de que hacer desaparecer las lenguas y la cultura clásica de los Grados de Filología y Filosofía no parece demasiado lógico. Queda la esperanza de que sean los propios interesados los que descubran la necesidades de incorporar, de nuevo, los contenidos de las Humanidades de siempre a los Estudios del mañana. Así lo recoge un reportage de El País del pasado mes de marzo, “Aristóteles es director estratégico”: http://www.elpais.com/articulo/educacion/Aristoteles/director/estrategico/elpepiedu/20090302elpepiedu_2/Tes/

Los MBA se humanizan

Hace un par años, el consejo rector de IE Business School -formado por altos directivos de grandes empresas- llegó a la conclusión de que sus Master in Business Administration (MBA) debían de tener un sesgo más humanista. “En un mundo globalizado hay que conocer el pensamiento, la cultura o la historia de los mercados con los que se trabaja (Japón, China, países árabes o Brasil). Es una ventaja para negociar”, cuenta Arantza de Areilza, decana de IE School of Arts and Humanities. Y decidieron que lo mejor era incluir un temario de letras puras de 45 horas. “Las Humanidades fomentan la imaginación, desarrollan la razón crítica, perfeccionan la estética y ayudan a apreciar los valores éticos”. En todos los grados de la universidad de IE es una asignatura obligatoria.

Giuseppe Tringali, consejero delegado de Publiespaña y miembro del consejo rector, no sólo apoyó el proyecto sino que propuso que se organizase un curso formativo en Humanidades para sus directivos, incluido Paolo Vasile, consejero delegado de Telecinco. La calidad comunicativa de los empleados es tan pobre que grandes despachos de abogados han adoptado libros de estilo elaborados por la Fundación del Español Urgente (Fundéu). Al fin y al cabo, Humanidades.

  Veremos qué nos depara el futuro y Bolonia a los profesores de clásicas. 

( IMAGEN: Sala de los registros del Castillo de Praga. Los lomos de los libros con dibujos permitían reconocer los registros a los analfabetos)

Read Full Post »

Stanislas Dehaene, miembro de la Academia de las Ciencias francesa y profesor de psicología cognitiva experimental en el Collège de France, es Consejero Científico del programa  « Cerebro y Educación”, de la OCDE, y ofrece su opinión sobre la enseñanza de las lenguas antiguas en la emisión de la entrevista que le hizo Elizabeth Antébi y que fue emitida por el Canal Academie el 13 de enero de 2008.

 

La periodista Elizabeth Antébi comienza su entrevista aludiendo al posible interés que desde un punto de vista científico puede tener el aprendizaje de las lenguas clásicas, por su repercursión sobre las conexiones cerebrales, para permitir contrapesar las “devastaciones” de la lectura global. Recordemos que en 2006 el ministro de Educación Gilles de Robien, en Francia, alentó una campaña contra el método de aprendizaje de lectura global.

El profesor Dehaene admite los intereses que pueden  implicar estas lenguas porque se hacen conexiones a muchos niveles. De entrada, en el caso del griego, se aprende ya un nuevo alfabeto que ofrece diversas experiencias porque implica unos símbolos nuevos; esto supone el placer de poder reconocerlos después en los monumentos antiguos, por ejemplo. También hay que decodificar nuevas reglas fonéticas, nuevas estructuras gramaticales, e incluso el concepto mismo de declinación lleva al estudiante a descubrir aspectos de su propia lengua que están algo ocultos, menos visibles.

Pero, lo que es evidente para este especialista cognitivo es que el trabajo que se da en el cerebro del niño con el aprendizaje de las lenguas clásicas deriva en las ventajas propias del bilingüismo. No se han realizado estudios (aún) sobre el impacto del aprendizaje del latín y el griego en el cerebro de los niños, pero el aprendizaje de distintas lenguas tiene una repercusión extremadamente positiva en el cerebro. A nivel biológico, esta repercusión se traduce en un desarrollo particular de determinada zona del cerebro que se llama girus angular.

 

 

 

Este girus angular es una circunvolución que se ocupa de ciertos aspectos del tratamiento del lenguaje. Y actualmente se sabe algo que es, tal vez, aún más importante que esta doble competencia lingüística, y es que en las personas que dominan varias lenguas se da una generalización positiva de aptitudes o capacidades que no son sólo específicas del lenguaje sino que van más allá.

Stanislas Dahene explica que las personas que conocen varias lenguas adquieren competencias de atención diferentes, más acusadas, y que implican cierta habilidad superior en el cambio de tareas. Cuando se conocen distintas lenguas se deben realizar elecciones, pasar de una palabra a otra, e incluso de un matiz a otro, y ello implica la capacidad del cambio de atención rápido y eficaz que luego se puede usar en otro tipo de situaciones. En los ejercicios de traducción de las lenguas clásicas se exige un alto grado de concentración para poder encontrar la palabra adecuada en el paso constante de una lengua a otra, y este trabajo de selección se generaliza y se traslada a otras competencias.

Además, el desarrollo de la lógica es evidente y, en general, el trabajo con las lenguas clásicas, en sus distintos aspectos, suscita una interesante mobilización en el cerebro del estudiante

En definitiva, el profesor Dehaene entiende en sus estudios sobre el desarrollo neurológico cerebral que las lenguas clásicas benefician en los alumnos el desarrollo de capacidades que van más allá de las meramente lingüísticas

 

MÁS INFORMACIÓN:

http://canalacademie.com/spip.php?article2602&var_recherche=Stanislas

 

 

Read Full Post »

Older Posts »