Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29 diciembre 2010

El período comprendido entre la mitad del s.VII y la mitad del s.VI a.C. fue época de grandes transformaciones. Con la caída de la monarquía y de la aristocracia en el interior de Grecia surge la polis, en el que se fundieron el elemento aristocrático y el elemento medio urbano, con el acceso de la “burguesía” al poder.

-Hay un aumento demográfico.

-Entran en crisis las políticas internas.

-Se producen migraciones y colonizaciones (costas del mar Negro, Egipto y N de Africa, Sicilia y el S de Italia… )

-Cambia la situación económica.

-Se incrementa el comercio.

-Se transforman las clases sociales.

-Se desencadenan guerras que exceden los límites locales…

-Surgen personalidades que se presentan como jefes de partido y algunos acaban convirtiéndose en tiranos, es decir, gobernantes por la fuerza..

-Se abre camino a una espiritualización de la vida que se refleja en la religión: el hombre adquiere mayor conciencia de la responsabilidad por la propia conducta.

-La arete (“virtud”) aristocrática es sustituida por el ideal de justicia (ya en Hesíodo).

En este mundo revuelto, se intensifica el sentimiento vital de los hombres por el despertar de las pasiones políticas y por la necesidad del individuo de imponerse en su lucha por la existencia; esta intensificación del sentimiento vital individual consigue una expresión adecuada en una nueva forma poética: la LÍRICA, una poesía apropiada para el canto, acompañada de la lira o del aulos –flauta (o el diaulós, doble flauta), aunque la lírica yámbica acabó siendo recitada.

No ha quedado nada del acompañamiento musical, y se supone que debía incluir también la danza.

Kylix de Brygos, 490 a.C. aprox.(Museo del Lovre, París)

En sus orígenes sin duda hay relación con la fiesta, y aunque apenas hay información sobre las manifestaciones preliterarias, anteriores al impulso del s.VIII a. C., la aparición de las grandes festividades griegas en el s.VIII (los Juegos Olímpicos comenzaron en el 776 a. C), y el VII, contribuyó al desarrollo de la lírica en sus diversas formas.

LA POESÍA GRIEGA ARCAICA

En la poesía de este período aún hay huellas del pensamiento homérico y de la seriedad vital hesíodica. La dureza de la vida combativa da lugar, a veces, a un pesimismo desesperado. La religión cultual y oficial, que se integraba en la polis con el estado para formar un todo único e indivisible, no bastaba ya para satisfacer las necesidades ideológicas. Se vislumbra un nuevo mundo sentimental que no tiene ya nada que ver con la calma y la resignación con que el hombre homérico se enfrentaba a su vida y a sus dioses. Es común la idea de la indefensión del hombre, como un ser limitado ante el poder supremo de los dioses.

Por su temática, la lírica admite un contenido de gran variedad, desde un canto de boda hasta una exhortación guerrera. Son composiciones habitualmente breves, de estructura y formas métricas también muy diversas

Junto a la brevedad, otra característica de la lírica sería la inspiración del poeta como elemento primordial y el empleo del tiempo presente, porque ya no importa el pasado.

En cuanto a su estructura hay un esquema ternario con frecuentes ampliaciones de otros elementos según la complejidad mayor o menor y la extensión definitiva del poema. En el PROEMIO se encuentra la invocación a las Musas, a la divinidadd, etc… La parte central de la composición le sirve al poeta, bien para contarnos el mito o para ampliar el proemio; en el EPÍLOGO queda recogido el comienzo del poema mediante el recurso a la composición anular. Este simple esquema encuentra en cada autor las más complejas combinaciones.

La clasificación tradicional distingue varios subgéneros.

 

La LÍRICA CORAL agrupa las composiciones destinadas a ser cantadas, y entre ellas se distingue el EPINICIO.

Es un género panhelénico, no circunscrito al territorio espartano, sino cultivado por poetas viajeros. [Esparta no era aún la ciudad militarizada y xenófoba de épocas posteriores]. La ejecución era de tipo mixto, con un proemio y un final cantados por el solista y un centro coral.
•Expresa menos la emoción personal que en el resto.
•Eran composiciones interpretadas por un coro en movimiento, al son de la lira o cualquier instrumento de cuerda, con motivo de algún tipo de fiesta o acontecimiento colectivoà no se improvisa
•En su origen, la mayoría de los poemas corales eran himnos a los dioses, aunque fue introduciendo temas variados más humanos que no dejaron nunca fuera, totalmente, la religiosidad.
•En su estructura métrica se utilizaban las tríadas, formadas por tres estrofas (estrofa, antistrofa y épodo)
•Tipos de composiciones destinadas a ser cantadas:
-peanes (himnos en honor a Apolo),
-ditirambos (himnos en honor a Dioniso),
-trenos (cantos de lamento)
-partenios (cantos de mujeres jóvenes)
-prosodias (cantos procesionales de jóvenes doncellas),
-epitalamios (cantos nupciales),
-encomios (elogios dedicados a hombres),
-epinicios (cantos en honor de los vencedores en competiciones atléticas),
-cantos de guerra.
-hyporquema (acompañado por bailarines que hacían movimientos miméticos).

El primer poeta lírico no griego es Alcman de Sardes (floruit 700 a.C.), aunque hay opiniones que afirman que sería de Esparta.

Conocemos dos cantos de doncella o partenios: el papiro del Louvre, y el papiro de Oxirrinco (33 fragmentos).

Estesícoro de Himera (c. 630-550 a.C.) escribió poemas líricos de gran longitud, de temática épica, con estructuras ternarias.

Conocemos fragmentos de su Gerioneida sobre la muerte de Gerión a  manos de Héracles.

Simónides de Ceos (c.556- 467 a.C.) trató innumerables temas  desde una visión muy pesimista de la vida humana. Lo más importante fue que creó el epinicio (canto triunfal), que da a la lírica coral una nueva perspectiva. Es una composición escrita por encargo para celebrar un triunfo deportivo, que incluye un elogio personal del vencedor y de su familia, incluyendo a veces un mito, y un elemento gnómico (moralizante). Se considera suya la idea de que «la poesía es pintura que habla y la pintura poesía muda», origen del tópico horaciano de ut pictura poesis.

Otros poetas que cultivaron el epinicio fueron Píndaro y Baquílides.

Píndaro de Tebas (c. 522-448 a.C.), del que conservamos 45 epinicios, llevó la poesía coral a su cima. En él el elemento religioso no es ornamental, sino vivencia. Los dioses son sagrados y el mito no es sólo un adorno de su poesía, sino objeto de seria y profunda meditación que facilita el conocimiento del bien. Entre sus obras los alejandrinos conocieron Himnos, Odas, Peanes, Ditirambos, Prosodia, Partenios, Encomios, Trenos y Epinicios.

Los
Epinicos u odas se conservaron relativamente, y los alejandrinos los clasificaron según los juegos en que se obtuvieron las victorias: Olímpicas, Píticas, Nemeas, Ítsmicas,
Sólo quedan fragmentos de extensión variable de los Himnos, Peanes, Ditirambos, Partenios, Hyporchémata y Encomios.

De su contemporáneo Baquílides de Ceos (c.520-421 a.C.), sobrino de Simónides, nos han llegado menos obras, aunque se encontraron algunos papiros en el s. XIX que facilitaron su mejor comprensión. Se le atribuyen seis libros de Himnos a los dioses, tres libros de Elogios, uno de Epinicios y Ditirambos. Se le relaciona con la sofística por sus concepciones de la sabiduría y de la virtud: ni una ni otra son innatas.

La LÍRICA MONÓDICA es la primera poesía lirica europea no destinada a ser ejecutada coralmente.

Los griegos distinguían tres tipos de canciones: las amorosas o erotiká, las de mesa o sympotiká, y las políticas o de guerra (estasiotiká). Desde el s.VII se canta con acompañamiento de flauta. La flauta es asociada a la música asiática desde Homero (II. X 13), y la lírica literaria griega comienza con brío en tierras cercanas a Asia (las islas), o en la propia Asia (Jonia).

Se aproxima a la lengua cotidiana. Ordenan las palabras del modo más natural y cómodo, porque no necesitan adecuar el texto a un coro. Usan metros simples y musicales  derivados de la canción popular. La unidad es la estrofa, que rara vez tiene más de cuatro versos.

Tradicionalmente se distinguen tres tipos: la lírica yámbica, la elegíaca y la mélica. E incluso se puede considerar el Epigrama, con menos pretensiones literarias, pero con gran difusión en ofrendas y epígrafes votivos y sepulcrales.

La MÉLICA aparece en la isla de Lesbos a principios del s.VII a.C., donde viven y mueren los dos poetas más representativos del género: SAFO y ALCEO. Era de tema amoroso principalmente. Utilizaba breves estrofas de métrica variada.

Alceo, (floruit c.630 a-C), de familia noble, caracteriza su poesía por la sinceridad. De él procede la metáfora, muy utilizada después, que compara la marcha política de la ciudad a una nave en alta mar expuesta a tempestades. Escribió cantos guerreros, de banquetes e himnos a los dioses. Muestra influencias de Homero, de la lírica hímnica y religiosa, y de otra lírica más popular.

Escribió cantos guerreros, de banquetes e himnos a los dioses, pero desde su lucha reflexiona sobre todo lo humano. Sus tres temas principales son  la exaltación del vino, que lleva el olvido, su invectiva contra los opositores políticos y la vena naturalista.

Safo parece que era una especie de institutriz de muchachas de la nobleza de la isla. Su poesía es simple y poderosa a la vez, de enorme poder intuitivo. Refleja una enorme humanidad y profundidad en el conocimiento de los sentimientos, especialmente femeninos. Desdeñaba la riqueza sin virtud, lo que la enfrentó a algunas familias aristocráticas y le valió el destierro.

Casada con un comerciante, tuvo una hija, Cleis, y al enviudar parece que dirigió una asociación o colegio para señoritas, en un ambiente de música, canto y danza à llama a su casa “casa de las servidoras de las Musas”. Hay interpretaciones muy distintas, pero es impensable la perspectiva de la prostitución y la corrupción. 

Menandro (fr. 258K) cuenta que se enamoró de Faón y, al ser rechazada, se suicidó saltando al mar desde una roca de Leúcade, pero se trata de una mala interpretación, porque Faón era un dios de la fecundidad del cortejo de Afrodita. Erotismo, amor, pasión y belleza dominan sus poemas, en una sociedad en la que los sexos viven lo afectivo por separado, exceptuando el matrimonio.
Trata temas de fiesta, autobiográficos y familiares, pero no de guerras ni política.
Safo ama a sus amigas, pide que le correspondan, compara su amor, habla de celos y separaciones, se queja de las que se fueron y de las que le rechazaron, habla de sus rivales Andrómeda y Gorgo, de las que van a irse con un hombre, promete no olvidar…parece, en muchos casos, que se trata de algo más que amistad. Ama la belleza por encima de todo y en todo momento pide a los dioses que la ayuden.

Anacreonte (c.520 a.C.-435 a.C.) cultivó también la lírica monódica. Guerrero, bebedor y pederasta en una pieza, a pesar de haber llevado una turbulenta vida llegó a los 85 años.

La POESÍA YÁMBICA, como poesía de la invectiva y de la sátira, está representada por Arquíloco, Hiponacte y Solón. En su origen el yambo (píe rítmico v-) estuvo asociado a los discursos satíricos del culto de la diosa Deméter.

Arquíloco de Paros (c. 680 – 645 a.C) fue el iniciador del género; canta al amor y al vino y no se avergüenza de declarar que arrojó el escudo en la batalla para salvar la vida. Cuenta el odio a sus enemigos y con sencillez describe a su amada. Las clases bajas y populares encontraron en la poesía yámbica de Arquíloco (hijo de una esclava) un órgano para su sentimiento de odio contra todo lo aristocrático y rico; manifiestan con orgullo y ostentación su pobreza y su envidia.

Hiponacte de Éfeso (floruit 550 a.C.) llega a extremos soeces en sus versos de mendigo errante; describe el submundo de Efeso y Clazomene, ciudades en que vivió entre pícaros y mujeres. Perteneció a la aristocracia, conocía a Homero y a Arquíloco.

Se dice que algunas de las víctimas de sus poemas llegaron a suicidarse. Usa en ocasiones yambos cojos o coliambos, de carácer más popular y vulgar, como es su poesía. Su lengua, en jonio, es realista, con numerosos extranjerismos. Entre sus temas falta cualquier alusión patriótica o ciudadana. Si hay composiciones de tema mitológico, de erotismo crudo, y ataques a los enemigos, especialmente a Búpalo, con cuya amante mantiene relaciones. Llega a burlarse de sí mismo.

Semónides de Amorgos (floruit 650 a.C.) también escribió elegías. Destaca su “Yambos de las mujeres”, largo poema en que se evidencia su misoginia y afirma que las mujeres descienden de distintos animales, por lo que han asimilado las malas cualidades de las bestias.

La LÍRICA ELEGÍACA es una creación jonia derivada del verso épico, como lo muestra su forma de dístico (hexámetro más pentámetro); en esta forma poetas como Calino, Tirteo, Mimnemo o Solón han expresado sentimientos (y situaciones menos personales con el yambo.) Los poetas alejandrinos convirtieron la elegía en un tipo de poema en el que se cantaban, entre alusiones mitológicas, las alegrías y penas de amor de los héroes mitológicos. Están convencidos de que el destino de sus pueblos depende de ellos, y, por consiguiente, se dedican con intensidad y resolución a la vida política: profeta, predicador, político, sabio son funciones desempeñadas normalmente por los poetas.

Calino de Efeso (floruit 675 a.C.) fue tal vez el iniciador del género, pero de él conservamos muy poco. Muestra el amor a la patria al convocar a sus perezosos compatriotas jonios a luchar contra el peligro de la invasión cimeria.

Tirteo (floruit 650 a.C.) cuando Esparta vive la segunda guerra mesenia àTirteo es el abanderado de la represión. Sus fragmentos son una parénesis, o exhortación, dirigida a los jóvenes espartanos para atacar al enemigo y morir por la patria. No se sabe si sus elegías eran cantadas en algún banquete o fiesta comunal antes de las batallas, o bien se entonaban durante la marcha del ejército.

Tirteo parte del mundo poético de Homero: viste de lenguaje épico un asunto contemporáneo como la guerra. Celebra la constitución de Licurgo. Un tema importante es  que el pueblo no quiere al que vuelve indemne de la batalla, mientras que añora a un héroe que muere en combate.

En Atenas destacó Solón, que insta a la concordia y a la paz interna; alaba la riqueza conseguida honradamente. Convirtió la poesía en altavoz de sus ideas políticas y ético-religiosas y la utilizó para justificar su obra de reforma político-social. Para Solón, Zeus es el dios que con firme mirada puesta en el fin lo dirige todo sabia y justamente, sin intervenir arbitrariamente en el curso de las cosas. La raiz del mal en el mundo es la soberbia, la humana hybris. El ideal de justicia que asomaba en Hesíodo cobra ahora especial resonancia, porque la injusticia lleva al desorden social.

De las elegías (1-23) conservamos 219 versos, de los, al menos, 5.000 que compuso, pero también escribió yambos.
Con Solón el yambo se carga de seriedad y dignidad. Su estructura es diferente de la que tenían hasta entonces, ya que ahora las sentencias son largas y van abarcando un tema tras otro hasta completar el sentido.
Sus temas son variados: el amor homosexual, disfrutar del amor masculino o femenino a la edad apropiada para ello, los placeres del banquete, la vida aristocrática, el progreso y transcurso de la vida, distribuida en periodos de siete años (19), aconseja casarse en el quinto periodo, entre 35 y 41 años.
Celebra la vejez al considerar que la inteligencia y la lengua sobresalen en el séptimo y octavo: no es a destiempo que la muerte llegue al final del décimo, es decir, a los 77 años.

Mimnermo (floruit 632 a.C.) compone dolorosas elegías acerca de la nulidad de la vida y canciones de amor dirigidas a una flautista llamada Nano, que posiblemente acompañaba el recitado de sus elegías. Su elegía titulada Nanno es el primer ejemplo conservado de elegía narrativa, con el tema predominante del goce del amor y el disfrute de la juventud, y, como contrapartida, el recuerdo de la vejez que se acerca.

Teognis de Megara (floruit 550 a.C.) se ciñe al género didáctico exponiendo los principios aristocráticos. Convencido de la verdad de la ética aristocrática según la cual el origen noble coincide con la nobleza de carácter, el valor  y la areté, incapaz de adaptarse a la nueva situación, privado de todos sus bienes por la revolución democrática e impotente ante el curso de los acontecimientos, el poeta contempla con odio indescriptible a los recién llegados “burgueses” y también a sus compañeros de clase que, mediante matrimonios de conveniencia, se unen a los nuevos ricos, estropeando así su raza y linaje. Quiere enseñar a un joven, Cirno, los principios en los que él mismo se educó, y le incita a mno tener trato con los malos, es decir, con los plebeyos. Su actitud resignada y pesimista (“No haber siquiera nacido sería lo mejor para los hombres terrenos”), se manifiesta también ante la religión.

Jenófanes de Colofón (c.580-465 a.C.)  participó en la colonización de Elea en 545. Presenta una visión de la divinidad con una lírica vinculada a la filosofía. Tiene obsesión por la dike –justicia- cuando enfoca los problemas de la naturaleza humana y de la virtud. Compone elegías y yambos.

 

En época helenística la poesía es erudita, ya que la mayor parte de los poetas fueron encargados de la Biblioteca de Alejandría. Buscaron la originalidad en la exhibición de la sabiduría, el ingenio, la elegancia y la técnica refinada.

Utilizaron el mito como un elemento decorativo. Las alusiones, las reminiscencias del pasado, las metáforas ingeniosas confieren a la poesía de esta época una complicación que sólo puede ser comprendida por el público cultivado y reducido de los círculos selectos.

Destacan Calímaco (310-240 a.C.), poeta erudito famoso por “La cabellera de Berenice”, Apolonio de Rodas (c.295-215 a. C.), del que se ha conservado las Argonáuticas, y Teócrito de Siracusa (s.III a.C.), iniciador del género bucólico o de diálogos de pastores.

Por último, el EPIGRAMA es una composición poética (en dísticos, hexámetros o yambos) difundida en ofrendas, epígrafes votivos o sepulcrales, etc.; llegó a  formarse una especie de repertorio de fórmulas y esquemas adaptables a otras situaciones y ocasiones con sólo variar una palabra, un nombre propio etc.

Anuncios

Read Full Post »

DE ETIMOLOGÍA

La imagen de un titular del día en un periódico local podía hacer pensar en una “ciencia de los peces”

porque en latín, “pez” se dice piscis, -is, pero en tal caso la derivación habría sido *piscilogía, igual que en palabras como piscifactoría. La ciencia que estudia los peces en español lleva el nombre de “ictiología”, porque deriva del étimo griego “ichthýs“, “pez”.

El “pez” es uno de los símbolos del cristianismo primitivo, la misma palabra que luego se consideró acrónimo de Iesús Christós Theoú Yiós Sotér,  ” Jesús Cristo, Hijo Salvador de Dios”.

“Piscología” no es más que una errata tipográfica que oculta el término de Psicología.

Read Full Post »